Herrera Tello desea suerte a Bedolla, pero…

Herrera Tello desea suerte a Bedolla, pero...

Morelia, Mich.- Al señalar que «sin perdón no hay reconciliación y sin en conciliación no hay paz», Carlos Herrera Tello eso suerte a Alfredo Ramírez Bedolla en su encienda como gobernador de Michoacán.

En su mensaje, quien fuera candidato de Equipo por Michoacán al gobierno del estado, se dirigió al gobernante electo, tras la decisión de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
Y agregó: «Michoacán debe perdonar y la gente michoacana sabe avanzar con fuerza, valentía y con trabajo, pero, sobre todo, con amor».
«Hay el firme compromiso de trabajajar todos los días por mi estado y a Alfredo le deseo suerte porque quiero que a Michoacán le vaya bien», señaló Herrera Tello.
Mediante su mensaje en En un breve mensaje en redes sociales, indicó que desde la jornada se han respetado las leyes para defender la voluntad ciudadana, sin embargo, el Tribunal Electoral ya dictó la sentencia y ratificó el resultado de la elección lo que, sostuvo, «pone en riesgo la democracia y la paz de Michoacán».
Se te dia la señalar que «tengo el deber de asumir mi responsabilidad como michoacano, pero, sobre todo como candidato que alcanzó más de 700 mil votos y son más de 700 mil seres humanos que apoyaron nuestro proyecto y esa voluntad me lleva a afirmar que lo ocurrido el 6 de junio validado hoy por la decisión del Tribunal pone en riesgo la democracia y la paz de Michoacán».
Se definió como «un hombre de paz, que ama profundamente su tierra y quiere lo mejor para Michoacán», y agregó que, ante la certeza de que se vienen tiempos difíciles, su deber es trabajar para que las cosas mejoren.
«Primero nos toca perdonar a quienes quisieron usar la violencia y sembrar el miedo a la gente para hacerse del poder a cualquier precio». Perdonar a quienes amenazaron a candidatas y candidatos para que no participaran y que se bajaron de la contienda, a quienes compraron votos, sobornaron a las autoridades, se robaron unas, marcaron boletas indebidamente, y que se aprovecharon de la necesidad, y perdonar a quienes votaron por el miedo, por el hambre, la necesidad y perdonar a los que obtuvieron triunfo sin merecerlo», argumentó.
Concluyó al señalar que «el pasado seis de junio se vivió un capítulo donde las amenazas y violencia mancharon la jornada electoral, el tiro no fue derecho».