Línea Privada

Línea Privada

Por Jesús Bedolla Nava

La pandemia ha inhibido a la mayoría de las personas con ánimos de figurar como candidato a algún cargo de elección popular en las elecciones de 2021.
Son pocos aquellos que tienen en estos momentos el privilegio de expresarse ante la sociedad y generalmente son aquellos que desempeñan en este momento alguna encomienda pública surgida de las urnas.
De hecho, toda actividad inherente al presidente José Luis Cruz Lucatero, es captada por la crítica citadina como “actos de proselitismo”, por aquello de que hay reelección y por naturaleza propia de su responsabilidad cuanto hace se toma como actividad proselitista.
Pocos consideran que por la propia responsabilidad que cumple por mandato popular, los trabajos de ejecución y supervisión de obra pública son obligados y no necesariamente tienen que ser deliberadas actividades con miras al proceso electoral 2021.
Dentro de una democracia en la que ha sido pulverizado el “Sufragio Efectivo. No reelección”, son los gobernantes en turno los únicos que tienen disponible todo un abanico de posibilidades antes que cualquier otro suspirante, e incluso tiene la obligación de aprovechar ese escenario porque no pueden estar pasivos frente a la sociedad, pues tienen obligaciones por cumplir y “o cabrestean o se ahorcan”.
En igualdad de circunstancias están otros representantes del pueblo ante las cámaras de diputados federal y estatal.
Es por eso que Francisco Huacús Esquivel es observado de cerca y cuanto hace le es relacionado con la política futurista, y no con su función natural como legislador en San Lázaro.
Todos sabemos que Huacús tiene ganas de ser candidato por el Partido del Trabajo y los que se le pudieran sumar en busca de la presidencia municipal y aunque se estima que no tendrá un escenario tan ad doc como en 2018, el nacido en la colonia Zaragoza ha aprendido el teje y maneje de la política y ese es su mejor capital hasta el momento.
En el ámbito local hay tres diputados al Congreso del Estado, de los cuales solo dos tienen presencia real y ascendencia entre la población, más porque se han preocupado por acercar bienes a las familias con mayores necesidades durante este período de pandemia, que por realizar cualquier actividad política proselitista con miras a la elección del año próximo.
María del Refugio Cabrera Hermosillo se ha distinguido por ser una mujer sensible ante los problemas de los demás, al grado de que no deja petición.sin atender, así sea de beneficios individuales para quien la plantea.
Generalmente se le han planteado problemas de salud y como integrante de esa comisión en el Congreso del Estado se ha tomado su papel en serio, aunque también ha distribuido despensas entre familias de escasos recursos e incluso gel antibacterial.
Cuquita Cabrera es, a la vista de los panistas, la opción más fuerte en estos momentos para figurar en las boletas en busca de la presidencia municial durante la elección del año que viene y tiene ganada a pulso esa perspectiva porque ha estado siempre cercana al conglomerado social.
Por su parte, el diputado local Ángel Custodio Virrueta García, entro con el pie derecho a cumplir su encomienda en la legislatura estatal y ha enfocado sus baterías a la presentación de propuestas de ley o reformas a las ya existentes, además de sumarse a las opciones de apoyo a la ciudadanía en momentos en que el Covid-19 causa estragos.
El legislador cumple dos tareas fundamentales, como son legislar, pero también solidarizarse con los de abajo, y eso es fácil de entender ya que Virrueta García tiene su origen en las restricciones de la vida, es decir, allá, abajo.
La distribución de despensas realizada en sus primeras semanas de gestión luego de incorporarse a la legislatura estatal tras el deceso de Erik Juárez Blanquet, fue su natural carta de presentación ante la sociedad michoacana, principalmente la de Apatzingán.
Entró con el pie derecho en el ánimo de la gente, porque tomó de frente el problema que significa para las personas de escasos recursos la presencia del Coronavirus.
Por separado, el diputado ha presentado por lo menos tres.prppuestas de ley relacionadas con los migrantes michoacanos en Estados Unidos, entre otras, y ha sugerido que el gobierno federal actúe con mayor sensibilidad e intervenga en el pago de servicios básicos de quienes menos tienen en este momento de crisis de salud, que ha derivado en crisis economica.
La tercera opción de los apatzinguenses es la diputada de elección directa y mayoría relativa, Sandra Luz Valencia, aunque de ella desconocemos actividad popular y legislativa recientes que puedan servirle como cartas credenciales frente a la sociedad.
Lo último que se el sabe es la propuesta de cambiar el nombre de Jiquilpan de Juárez a aquella ciudad por el de Jiquilpan de Cárdenas, pero fue parada en seco por el propio Cuautémoc Cardenas, y parece que allí se le acabó el corrido a la diputada.
Están por lo menos dos políticos más que no cuentan actualmente con representatividad popular, pero sí de carácter social.
Uno de ellos es Ganaro Guízar Valencia, quien suele ser directo al hablar, ya que deja de lado los rebuscamientos y poco le importa quedar bien con alguien en particular, por eso levanta polémica cada vez que hace declaraciones.
Hasta el momebto no ha manifestado intención alguna de figurar en las boletas electorales de 2021, pero tal vez no lo haya hecho porque no ha llegado el momento.
De todos modos se mantiene más cerca de la población de lo que cualquiera pudiera creer.
Sus allegados mencionan que decenas de personas reciben en estos momentos respaldo del peculio genarista para sortear los problemas económicos que propios del momento.
Fuera o dentro del país, está atento a la situación de quienes siempre han recurrido a él por alguna u otra causa y en eso trabajan sus hombres de confianza.
Sin embargo, aunque siempre ha sido crítico de la situación y de los gobernantes, el ex diputado local y ex presidente municipal todavía no dice “está boca es mía”.
Uno más es Antonio Cruz Lucatero, quien tiene a su maquinaria trabajando a discreción.
Ha desaparecido las últimas semanas y eso ha provocado que sus críticos se olviden de él al mismo tiempo, sin embargo sabemos que es un apasionado de la política y pronto reaparecerá para ponerle aceite a su engranaje.
La gran pregunta es: ¿Va el en busca de la candidatura o impulsará a alguno de los suyos?
La respuesta bien puede ser que Toño Cruz tiene siempre un Plan A, Plan “B”Y Plan C.
*****
Paulatinamente los incrédulos en la existencía del Covid-19 han apagado sus comentarios y aceptado con silencio lo que no pueden reconocer con palabras.
Ha disminuido en redes sociales la cifra de aquellos que, incluso agresivos en contra de los promotores de las medidas de protección para evitar contagios, se manifestaban una y otra vez para negar que la enfermedad existiera.
Si bien es cierto que no reconocen abiertamente haber estado equivocados durante un tiempo precioso, también lo es que las denostaciones se han apagado con el transcucurrir de los dias y con el incremento de la cifra de enfermos.
Tal comportamiento obedece a que ahora sí tuvieron conocimiento casi directo de la presencia de.la enfermedad, bien sea porque un pariente, un amigo, un vecino o un conocido contrajo la sintomatología y eso los hizo cambiar de opinión al grado de que ya sólo quedan aquellos que se divierten con contradecir. A ellos deseamos salud y larga vida
En lo personal nunca he dudado de.la existencia del virus como quiera y para los fines que haya sido concebido, en caso de que sea producto de una perversidad científica.
Pero conozco a por lo menos una decena de personas que han padecido la sintomatologia aunque se hayan curado con reposo y algunos medicamentos, por tanto no pasaron a formar parte de la estadística.
Pero también conocí a dos amigas que, desgraciadamente, fallecieron.
Con una de estas amigas tuve trato directo siempre vía telefónica desde el inicio de su padecimiento hasta cinco horas antes de su deceso.
De que estaba enferma me enteré por una amiga en común desde el 31 de mayo, por lo que le hablé por teléfono para ponerme a sus órdenes. Con ciertas dificultades por los malestares que le aquejaban me dijo: “yo creo que tengo el mentado Coronavirus”, razón por.la cual le pregunté qué era lo que sentía y prácticamente describió todos los síntomas que los médicos aseguran sufre quien contrae esa enfermedad: “tengo tos seca, me duele el pecho y ayer (sábado 30 de mayo) tuve dificultades para respirar”, me explicó.
Como no soy médico, pero he escuchado de ellos vasta información al respecto, temí lo peor, máxime porque mi amiga tenía sobrepeso, padecía diabetes e hipertensión, entre otros males crónicos que son precisamente los ingredientes que hace mortal el Covid-19 en una persona.
Tras preguntar de nueva cuenta en qué le podía servir, y tras decirme decidida que quería le realizarán la prueba necesaria en esos casos y, de ser necesario, hospitalizarse, llamé por el celular al médico Noé Jaimes Plascencia, titular de la Séptima Jurisdicción Sanitaria, quien me orientó: “afuera del hospital regional hay un módulo para tomar pruebas y mañana se instala otro en la colonia La Pradera”.
Al siguiente día mi amiga amaneció con mayores problemas. Ahora con un nuevo dolor desde el pecho hasta el abdomen y permanente dificultad para respirar. “A como me dices que está tu amiga, tiene todos los íntimas del Coronavirus y requiere hospitalización”, me dijo de nuevo Noé Jaimes ante otra llamada mía para ponerlo al tanto de la situación.
Regresé la llamada a mi ex compañera de prepa, quien, decidida, se levanró de su cama y se trasladó como pudo al módulo de pruebas instalado en La Pradera.
Aquí debo explicar que ya habíamos acordado que mi ayuda sería a distancia ya que soy persona de alto riesgo, cosa que ella entendió plenamente porque me dijo: “no te preocupes. No quiero que me acompañe ni siquiera nadie de mi familia”.
Una vez pasada por la prueba necesaria para confirmar o descartar la enfermedad, me habló de nueva cuenta para decirme: “Bedolla… tengo toda la sintomatologia del Covid-19 y en lo que llega el resultado me voy a hospitalizar”. Y así fue.
Mediante una nueva llamada al funcionarios e salud en la región, quedó todo dispuesto para que mi amiga quedara internada en el hospital regional “Bicentenario”, de Apazingán, en donde de imediato le suministraron oxígeno porque llegó con saturación de 85, es decir 10 unidades por debajo de lo normal, si se toma en cuenta que 95 es la saturación natural.
El martes 2 de junio volvimos a hablar por teléfono y me manifestó su deseo de volver a casa. se sentía bien y quería continuar su recuperación en su hogar. Noé Jaimes me dijo que no había ningún problema y sólo tenía que firmar su alta voluntaria, ya que aún en su casa las autoridades de salud le darían seguimiento a su caso, pero me alertó: “sólo tiene tu amiga que tomar en cuenta que en el hospital hay todo lo necesario para atenderla en caso de una emergencia, no así en su casa”.
Aún así, mi amiga Rosa Elva Corona Pedraza, reitero su deseo de abandonar el hospital e incluso estaba decidida a conseguir un equipo de oxigenación para sortear cualquier emergencia.
Cosas del destino. Tachi, mi amiga y ex compañera de prepa, no salió del hospital ese martes, pues decidió esperar un día más.
El miércoles 3 de junio despertó con baja oxigenación y decidió permanecer en el hospital. El jueves 4 de junio su salud disminuyó más, al grado de que se deploró su oxigenación a 50 puntos, lo cual es considerado como un estado grave por los médicos , y le informaron que tendría que ser trasladada a Morelia.
La desgracia es que Morelia ya estaba saturado y no había lugar para más enfermos. Tan cruel era ya la situación, que tenía que morir o recuperarse un paciente, para poder ingresar a otro.
Así transcurrieron viernes, sábado y casi todo el domingo, mientras mi amiga se agravaba más, aunque siempre estuvimos en contacto por teléfono.
El mismo domingo, al medio día, escuché de ella algo doloroso: “Bedolla, gracias por todo. De veras me has apoyado mucho pero yo creo que ya me voy a.morir”.
No lo voy a olvidar nunca.
Sólo pude poner mi mejor cara -en este caso mi mejor voz- para aparentar que había tomado como una broma de su parte el comentario y le dije: “no estés pensando en chingaderas… Échale ganas para que regreses pronto ya que estamos a punto de lograr tu traslado a Morelia”.
¿Pero como decirle que todavía no se había concretado su pase a Morelia?
Finalmente, a las 19:07 horas de ese mismo domingo 7 de junio llegó la ansiada noticia: había un lugar en el hospital “Miguel Silva”.
Sin embargo esa buena noticia venía acompañada de otra no tan buena: las ambulancias de terapia intensiva venian desde la propia capital del estado con la consiguiente perdida de tiempo de entre dos y media o tres horas.
A las 21:12, mi amiga salió de Apatzingán a Morelia, pero un par de horas después de haber arribado a aquel hospital capitalino, falleció.
Justo unos minutos antes de salir de Apatzingán, Tachi me dijo por celular: “ya me voy, Bedolla, gracias por todo” y lo que pensé en ese momento era una despedida temporal, se convirtió en un adiós definitivo.
Siempre creí que la presencia del Coronavirus era real y no necesita ver un caso para convencerme, sin embargo me tocó vivirlo de cerca.
Quizás muchos que ahora creen tuvieron que pasar algo similar y quienes ni creen, es porque no han experimentado algo así, por lo que solo les recomendamos que se cuiden a sí mismos y cuiden a su familia ya que si duro es estar frente a un amigo con Covid-19, más duro debe ser sufrir la enfermedad.
Respetar, respete a su familia y respete a.los demás.
Si usted no cree en la existencia de la enfermedad, no hay problema. Sólo respete las medidas de salud adecuadas y ya. Al fin y al cabo con eso nada pasa.