Política en Línea

Política en Línea

Política en Línea

 

La virtual postulación de Raúl Morón Orozco como candidato de Morena al gobierno de Michoacán, desencadenó en las primeras 24 horas una serie de reacciones en ambos sentidos, incluso de personas ajenas al partido, por tanto el escenario que amenaza convertirse escabrozo en los próximos días, y la construcción de la unidad real va a requerir de talento, sensibilidad, tolerancia y sapiencia, en materia de política.

La tarde del miércoles, una vez que el dirigente del partido en boga, Mario Delgado, dio a conocer el resultado de una presunta encuesta abierta a la ciudadanía y que se inclinó a favor de Raúl Morón Orozco contra la siempre vigente presunción de Cristóbal Arias Solís en el sentido de que era él quien se encontraba arriba en todos los muestreos, los moronistas -y hasta quienes no lo eran pero tuvieron que fingir simpatía para hacerse de canongías o simplemente tratar de demostrar que son duchos en política- liberaron el estrés y dieron rienda suelta a todo tipo de festejos e incluso postearon en redes sociales ingeniosos memes contra el de Churumuco, mientras que los cristobalistas aguantaban vara estoicamente, hasta que el viernes comenzaron a reaccionar y a cuestionar la llegada de Morón a la virtual candidatura, pero también ciestionaron la democracia al interior de Morena, pues se convencen de que está dirigida por el dedo de Andrés Manuel López Obrador, como en los tiempos del PRI.

Llama poderosamente la atención que en un partido con absoluta vocación a exponer públicamente los resultados de cuanta encuesta se realiza como instrumento de medición, a la hora buena, es decir, al momento de dar a conocer un ganador, no se muestren los datos duros y fríos mediante la exhibición del supuesto documento.

Bastó con que Mario Delgado dijera que el ganador es Raúl Morón, para que se diera carpetazo al asunto, por lo que flotan serías dudas en el ambiente político interno de Morena, ya que los cristobalistas esperaban ver el documento definitorio, aunque estoy seguro de que ni así hubieran quedado satisfechos. En política segundo y último lugar, es lo mismo.

Viene lo difícil para Morena y Morón, ya que tendrá que sentarse a negociar con por lo menos cuatro o cinco de los precandidatos participantes, para así distribuir las rebanadas del pastel comprometido, pues no creo que haya necesidad de dialogar con los 28 aspirantes que quedaron al margen, ya que algunos llamaron la atención por ser ampliamente desconocidos.

Huelga decir que Cristóbal Arias Solís es el primer referente morenista para tender las negociaciones e incluso el churumuquense puede ser quien ponga freno a la voracidad de los tercerones que seguramente pedirán lo que no valen. Cristóbal puede ser el punto de referencia.

Ahora bien, el desencanto manifestado a través de las redes sociales exhorta al actual Senador de la República a tomar otros caminos, es decir, a buscar la postulación al gobierno del estado desde otros partidos políticos, lo que provocaría un boquete en Morena que pondría en riesgo de derrota su participación, y lo peor de todo es que Arias Solís también podría ser derrotado en las urnas, todo eso en beneficio directo de la alianza PRI, PAN y PRD, denominada “Equipo por México”.

Aquí, en Apatzingán, decrecieron de facto todos los aspirantes a candidaturas que se habían afianzado del brazo de Cristóbal Arias Solís, y crecieron los que se mantuvieron confiados y firmes en otras opciones, ya que todos los grupos podrán negociar posiciones y candidaturas con Raúl Morón Orozco, por tanto el esquema estatal tendrá mayor pluralidad, lo que no hubiera sucedido con Arias Solís, quien tenía prácticamente repartido el estado, desde presidencias hasta diputaciones locales.

Luego entonces en lo que se refiere al municipio de Apatzingán se complicaron las cosas para Aldo Gutiérrez, quien al parecer comulga más con ser candidato a la diputación federal, opción que en estos momentos le está vetada debido a que el PT es mano en el distrito 12, por tanto está reservada para el actual legislador Francisco Huacús Esquivel.

Al crecer los enanos, se redujeron las diferencias con los otrora gigantes, pues ahora en Apatzingán los de tenue luz refulgen esplendorosos, y los antes deslumbrantes, se opacaron de súbito.

Sin embargo hay que esperar.

Quien incrementó expectativas es el alcalde Jose Luis Cruz Lucatero, uno de los pocos políticos locales que con la ayuda de su investidura al ser invitado especial como presidente municipal ha estado presente en sendos eventos de los principales aspirantes a la candidatura al gobierno del estado, Arias y Morón.